miércoles, 6 de abril de 2011

Comportamiento de los periquitos australianos

Si tu periquito se limpia y asea las plumas restregándose contra los barrotes, se limpia el pico o se rasca la cabeza y la nuca es señal de que está contento.
Si el pájaro no se encuentra tranquilo no emitirá su clásico gorgojeo, no cantará, aunque también es posible que hayamos tocado con un periquito tímido.
Saltará de palo a palo, se moverá, lo veremos disfrutando del interior de su habitáculo.
Si hay más pericos en la jaula se rascarán mutuamente la nuca, o se restregarán uno con otro el pico.
Si observamos a nuestro animal con las alas abiertas es señal o de que tiene calor (recordad que a los periquitos no les gusta la luz directa del sol, quieren sombra y sol) o que está enfadado con alguno de sus congeneres, está en actitud agresiva.
Si permanece sobre una sola pata significa que se encuentra en un estado de relax, está descansando tranquilamente.
Si estira un ala y una pata al misma tiempo, como desperezándose nos está comunicando que necesita ejercicio, necesita moverse, esto puede ser debido a que la jaula sea demasiado pequeña o que hemos puesto demasiados artilugios dentro y no le dejamos moverse.
Mantiene el plumaje levantado, formando una bola, es señal de que necesita calor, quizás en el lugar que hayamos dejado la jaula no le llega el calor del sol.
Si la hembra está acurrucada en uno de los palos con la cola ligeramente de lado le está indicando al macho su disponibilidad para el apareamiento.
Si lo observamos con todo el plumaje pegado a su cuerpo, todo tieso y estirando el cuello hacia arriba nos está diciendo que está asustado o que lo hemos asustado, volverá a su estado normal cuando se le pase el susto, todo puede ser que haya visto un fantasma!
Las peleas de los periquitos
Los periquitos que viven en compañía o si introducimos uno nuevo en la jaula de otro ejemplar podemos ver que se produce una pelea. Habrá que distinguir la forma de actuar de un macho y la de la hembra.
Un macho atacará a otro macho por comprobar quien es el dueño de un palo, o quien come primero, son pequeñas riñas que se limitan a piar fuertemente y a levantar el plumaje, si la cosa es más seria levantan una de las patas y dan con ella al abdomen de su contrincante. También podemos ocasionar una riña si colocamos en la misma jaula dos machos y una hembra, ya que los machos se pelearan por esa hembra. Un macho rara vez causa la muerte a otro. Un macho atacando a una hembra es muy raro de ver, yo nunca lo he visto, los periquitos son más civilizados que nosotros.
Una hembra atacará a otra hembra porque por naturaleza se llevan mal, por lo menos así lo dicta mi experiencia, como en el caso anterior, si colocamos dos hembras y un solo macho, las hembras se atacarán, y lucharán hasta que una de las dos muera, ellas son más duras, utilizan el pico fuerte que poseen para infligir más daño a su adversaria. Una hembra si atacará a otro macho para librarse de sus carantoñas si él está interesado en ella pero la hembra no congenia con él, le picará hasta que el macho se vaya, nunca nada serio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada